Efigetica icono enchufe

Energías renovables en Burgos


Inteligencia energética

La inteligencia energética se define cómo el uso eficiente de las energías, aplicando medidas de eficiencia energética para disminuir pérdidas y gastos innecesarios, consiguiendo una reducción de los consumos; la utilización de energías renovables para reducir la energía adquirida; y, por último, la aplicación de tecnologías que permitan el consumo energético del sistema de la manera más ventajosa.

El primer paso de la inteligencia energética es la realización de una auditoría energética que posibilita el estudio de los consumos energéticos, los equipos, la calidad de la energía, los hábitos de uso y un largo etcétera que hace posible la evaluación y prescripción de las actuaciones convenientes.

Nuestra misión es proporcionar a nuestros clientes herramientas destinadas a controlar sus consumos de cualquier tipo de energía, gestionando de manera eficiente sus sistemas e instalaciones o proponiendo actuaciones de mejora en equipos, instalaciones y sistemas, siempre haciendo uso de las tecnologías más avanzadas y adecuadas en cada caso.

Cada día ayudamos a definir y alcanzar los objetivos estratégicos u operativos de nuestros clientes. Aportamos experiencia, talento, esfuerzo y flexibilidad para mejorar sus prácticas, incrementar su competitividad, aumentando así el valor total de su organización.


Le esperamos en Burgos.

Domótica

La domótica y la eficiencia energética son conceptos inseparables en estos momentos.  La domótica supone un gran ahorro económico para el consumidor de entre un 20-40%.

Cualquier vivienda puede instalar un sistema domótico. La domótica permite un sinfín de La complejidad del mismo dependerá de las necesidades y requerimientos del propio proyecto, pues no existen dos inmuebles iguales.

La domótica y la eficiencia energética en la vivienda se aprecian en las siguientes actuaciones: control de la iluminación, gestión inteligente de la climatización, correcta puesta en marcha de los electrodomésticos, y monitorización del consumo energético en el hogar.
  
  • Control de la iluminación.
Implantación de dispositivos que adaptan el nivel de iluminación a situaciones o escenas concretas: la disponibilidad de la luz natural, el área de la casa o la presencia de personas. Estos sistemas se activan automáticamente en virtud de las necesidades mencionadas y promueven el funcionamiento de otros elementos relacionados con las mismas, como los toldos, las persianas y las cortinas.
  
  • Gestión inteligente de la climatización.
El hogar digital nos permite sacar el máximo partido a la climatización, de manera que se avance en la disminución del consumo energético y en la reducción del impacto medioambiental. Esto se consigue con un control de la calefacción y del equipo de aire acondicionado, ajustado a variables como la presencia de personas, la temperatura exterior, la apertura de ventanas, o el aprovechamiento de la luz solar (activación y/o desactivación automática de toldos, persianas y cortinas).

(Recuerda que un grado más o menos de lo necesario en la calefacción o el aparato de aire acondicionado, supone un incremento de entre el 8% y el 10% del consumo energético).
  
  • Correcta puesta en marcha de los electrodomésticos.
El binomio domótica y eficiencia energética también se aplica a los electrodomésticos, pues si bien estos no gastan tanta energía como los aparatos climatizadores, sí se puede adaptar su funcionamiento a los horarios en los que el precio de la electricidad es menor, logrando notables ahorros de combustible. Los sistemas domóticos intervienen igualmente en la gestión del consumo “en espera” de los electrodomésticos.
  
  • Monitorización del consumo energético en el hogar.
Un sistema domótico genera informes y estadísticas del consumo energético de la vivienda, a través de los cuales podemos analizar los excesos producidos y las causas de los mismos. Estas valoraciones nos servirán para corregir comportamientos y seguir pautas sostenibles y ecológicas.

Asimismo, hay que recalcar que, además del ahorro energético que supone, también proporciona un grado de comodidad y utilidad destacable. Y a todo esto hay que unirle la seguridad que puede proporcionar una adecuada instalación de domótica.

Conozca más sobre domótica y eficiencia energética con Efigética. Le esperamos en Burgos.

Climatización

La climatización consiste en crear unas condiciones de temperatura, humedad y limpieza del aire adecuadas para la comodidad dentro de los espacios habitados. Estas condiciones no son constantes en el tiempo, sino que dependen de la ocupación y utilización de la zona.

La comodidad térmica está sujeta a tres factores:

El factor humano: la manera de vestir, el nivel de actividad y el tiempo durante el cual las personas permanecen en la misma situación, influye sobre la comodidad térmica.
El espacio: la temperatura de radiación y la temperatura ambiental.
El aire: influyen su temperatura, su velocidad y su humedad.

Una correcta elección, buen diseño y mejor gestión de los sistemas de climatización (calderas, aparatos de aire acondicionado, conducciones, energías renovables utilizadas) pueden suponer un ahorro anual muy importante. También posibilita que las labores de mantenimiento de las instalaciones sean menores, redundando en el menor desembolso económico asociado a las mismas.

Con las mejoras adecuadas, se pueden lograr ahorros del 30-50%. Aspectos susceptibles a mejorar:

Regulación.

Las necesidades de climatización no son constantes ni a lo largo del año ni a lo largo del día”. La temperatura exterior varía a lo largo del día, aumentando gradualmente desde que amanece hasta primeras horas de la tarde para luego volver a descender.

Por otro lado, no es necesario tener todo un inmueble en las mismas condiciones de temperatura y humedad; sino que estas dependerán de su uso y ocupación. Por ello es recomendable la sectorización por zonas.

Mediante sectorización por zonas, el uso de sistemas autónomos para el control de la temperatura en cada zona, la regulación de las velocidades de los ventiladores o la regulación de las bombas de agua, se pueden obtener ahorros del 20-30% de la demanda energética de calefacción y aire acondicionado en establecimientos hoteleros.

Los sistemas de regulación permiten el control de la climatización en función de la ocupación de las estancias, desconectándose mientras están desocupadas.